Salud

Riesgos de altura

Los zapatos de tacón son símbolo de feminidad y elegancia, pero también de ciertos peligros que no puedes ignorar. ¡Úsalos con precaución!

Brenda Maeda
miércoles, 31 de octubre de 2012


Los tacones obligan a ejercer gran presión en los dedos, provocando el síndrome del dedo de martillo o en garra

No hay mujer que se resista a los tacones, son tan atractivos que parecen tener un toque de magia. Es indiscutible que los zapatos de tacón son grandes aliados a la hora de lucir un look espectacular. Pero además de tener esas ventajas, los tacones no son del todo perfectos, su uso prolongado puede ocasionar serios problemas a tu salud y es necesario que conozcas con detalle estas implicaciones. Si lo vas a usar tiene que ser bajo tu propio riesgo y muy consciente de lo que pueden ocasionarte. El ortopeda y traumatólogo Carlos Miranda explica que el pie está diseñado para caminar de forma plana, sin ninguna elevación.

"Al estar en plano el 75% del peso recae en el talón y el otro 25% en los dedos, si te pones un tacón muy alto, se invierten los porcentajes y es la parte del metatarso y los dedos el área que más peso sostiene, y no están diseñados para eso", apunta. El doctor explica que según estudios médicos se ha comprobado que un tacón de máximo cuatro centímetros es el adecuado para que camines cómoda y tu cuerpo no sufra ninguna clase de daño. "Con ese grado de elevación se hace un equilibrio adecuado, el peso recae 50% en el talón y el resto en los dedos", dice.

SIGNOS DE ALERTA

Con el uso prolongado de tacones de gran elevación, tu cuerpo puede padecer algunas complicaciones. El tobillo y las rodillas reciben una presión extra que con el tiempo tiende a causar dolor, se pierde flexibilidad, aumenta la tensión de los músculos de la zona y persiste el riesgo de lesiones. La cadera y la columna lumbar también sufren. Sucede algo llamado hiperlordosis, una acentuación de la curvatura normal de la columna vertebral, algo que provoca gran dolor con el paso del tiempo. "Los tacones cambian el centro de gravedad del cuerpo, causan que el sacro se haga hacia atrás, por eso pareciera que los glúteos se ven más pronunciados", dice el médico.

Está claro que los pies se ven seriamente afectados. Las callosidades son un efecto inherente al uso de tacones, algo que además de antiestético causa dolor. Los dedos de martillo y dedos en garra son algunas de las deformaciones que tus dedos pueden sufrir, consisten en una contracción de las articulaciones que pueden llevar a experimentar presión y dolor. Cuando los ligamentos y tendones se endurecen estos causan que las articulaciones tiendan a doblarse hacia abajo.

El hallux valgus o juanete es una desviación del dedo gordo que genera una protuberancia en la parte lateral del hueso, es una alteración severa, el dolor es profundo y puede llegar a impedirte tus labores diarias. "Esto se da cuando se usan tacones muy altos y puntiagudos, esa combinación es letal y propicia el juanete", explica. Los tacones altos acortan los músculos de los gemelos y aumenta la rigidez del tendón de Aquiles. Como muchas ya están acostumbradas a ello, cuando hacen uso de zapatos planos sienten mucho dolor. "Ya acostumbraron al músculo a andar con tacones, cuando se los quitan obligan a los gemelos a estirarse y eso duele mucho", dice.

BUEN USO

Además de todo esto, el ortopeda alerta sobre los riesgos de una fractura al usar tacones muy altos. "A diario atiendo a mujeres que se doblaron un tobillo, se cayeron de unas gradas y tienen una fractura seria. Si los usas debes ser muy precavida, por más cómoda que te sientas con ellos no es lo mismo que corras o bajes gradas con zapatillas". "Muchas se sienten más cómodas con tacones altos que sean plataformas o cuñas y no con los de aguja, pero deben saber que las complicaciones son las mismas pues la posición del pie siempre se ve alterada, lo que sucede es que las plataformas a veces son más cómodas y las hacen sentir más seguras al andar", apunta.

No se trata de que saques de tu armario todos los tacones que tengas, se trata de que sepas cómo usarlos. El doctor Miranda aconseja alternar el uso de zapatos, a manera de que no todo los días te pongas tacones tan empinados. "Si es posible, puedes quitarte los zapatos por un rato, caminar y luego volver a ponértelos, así haces que tus pies descansen un poco", aconseja.

El doctor responde

¿Qué edad es la correcta para usar tacones? "No es aconsejable que las niñas usen tacones, lo mejor es que los comiencen a usar cuando haya una madurez esquelética, eso sucede hasta los 18 años". ¿Los juanetes se pueden curar? "Solamente con tratamiento quirúrgico... hay aparatos que venden en el mercado pero no son eficientes para revertirlo. En todo caso se puede detener pero solamente si se dejan de usar zapatos de tacón y puntiagudos".