Salud

El desayuno nunca debe faltar

No son pocos los niños y adultos que salen de sus casas sin desayunar… ¿conoces el perjuicio real de esta privación para el organismo? Te explicamos lo que pasa.

Mujeres
jueves, 08 de noviembre de 2012



Para que ya no lo tomes a la ligera debes saber que las consecuencias son graves. Si no se rompe el ayuno de más de 10 horas y se le ofrece al organismo los primeros nutrientes del día no se tiene el rendimiento adecuado para todas las funciones diarias, y además está científicamente comprobado que los niños tienen un bajo rendimiento académico.

¿Cómo se reconoce a una persona que aún no ha desayunado? Puede notarse cuando tiene fatiga, decaimiento, falta de concentración en lo que hace, pasa de mal humor y la causa fisiológica es por una disminución de la glucosa en la sangre, lo que ocasiona que el cuerpo se enlentezca y aparezcan esos síntomas, incluso el desmayo, si estos persisten durante un período prolongado. El desayuno actúa como el principal combustible para activar y poner en funcionamiento la potente maquinaria del organismo y hacer que todos los órganos trabajen correctamente.

El desayuno tiene muchos significados y por eso al elaborar un plan alimenticio se debe variar mucho los nutrientes que se incluyen, pensar en las etapas de vida de las personas e incluso la temporada del año en que se está. Es el tiempo de comida más importante del día, en especial para los niños y adolescentes, pero a veces el más ignorado y en la consulta privada uno escucha muchas excusas para dejarlo a un lado.

1. "NO TENGO TIEMPO". Levántate más temprano, pues el beneficio fisiológico, sicológico y de bienestar que aporta es más valioso que 20 minutos más de sueño.

2. "ME DA ASCO LA COMIDA POR LAS MAÑANAS". Si no tienes el hábito comienza con poca cantidad y algo suave, que no sea tan pesado para digerir.

3. "NO TENGO EL HÁBITO". Nunca es tarde para iniciar un buen hábito, además de que es un momento agradable para reunir a la familia, crea sentimiento de pertenencia, de tranquilidad y paz antes de comenzar el día.

4. "NO QUIERO PERDER LA LÍNEA". Está comprobado que quienes no desayunan comen más tarde alimentos altos en grasas que con llevan al aumento de peso.

¿EN QUÉ CONSISTE EL DESAYUNO? Un desayuno completo y balanceado puede incluir todos los grupos alimenticios de MI PLATO (lácteos y derivados, cereales, frutas y vegetales como tomatada; así como productos cárnicos como jamones). Es importante variar los alimentos y verificar las cantidades que vamos a incluir para que sean adecuadas para cada edad, pues un niño de cuatro años no comerá lo mismo que un adolescente y si lo hacemos comer mucho durante el desayuno ya no tendrá suficiente apetito para el resto del día.

Al incluir frutas (sandía, manzana, melón, ciruelas, piña, melocotón, mango, nances, jocotes, naranjas, etc.) estamos cubriendo las necesidades de vitaminas y minerales que contribuyen a elevar las defensas del sistema inmunitario y son buena fuente de agua y fibra. Los cereales son fuentes de carbohidratos, que sean de preferencia integrales, pues también estos son buena fuente de fibra y vitaminas y nos dan energía.

Los lácteos nos aportan proteínas de calidad, hierro y vitaminas A, D y B2 o riboflavina. Si incluimos productos cárnicos (jamón, salchichas de pollo) son buena fuente de proteínas que tienen una capacidad formadora (de construcción de células y tejidos) y contienen grasa que nos proveen una función energética.

Y por último los dulces y grasas (crema, mantequilla, aceite, azúcar, miel, jaleas, postres, pan dulce) que deben consumirse con moderación y sólo en las cantidades necesarias únicamente para la cocción y preparación de los alimentos. Indiscutiblemente son muchas las investigaciones en que los resultados son positivos para apoyar a que chicos y grandes salgan de sus casas ya desayunados, por lo que se debe hacer cumplir con la vieja frase: "Desayuna como rey, come como príncipe y cena como mendigo".

Toma en cuenta

1. Las calorías que se ingieren a través de los alimentos del desayuno son utilizadas principalmente como fuente de energía para todas las actividades que se realizan a diario (caminar, correr, jugar, trabajar, etc.), mientras aquellas que ingerimos durante la noche (cena) recuperan al cuerpo de la energía gastada durante el día y sirven para hidratar al organismo.

2. Aquellas calorías que se ingieren de más en alimentos grasos o azucarados son almacenadas como grasas.

3. El desayuno mejora el rendimiento escolar, la concentración, la memoria y otras habilidades mentales.

4. Favorece una correcta alimentación en general quienes desayunan suelen llevar a cabo una mejor composición de los demás tiempos de comida, evitando comer calorías extra que el cuerpo no necesita.

5. Contribuye a perder peso. Investigaciones lo han asociado a un menor porcentaje de grasa corporal y un menor índice de masa corporal (IMC).

6. Al desayunar se activa el metabolismo después del ayuno prolongado de la noche, donde el cuerpo se enlentece para funcionar sin nutrientes.

7. Reduce la ansiedad por comer y permite llegar al almuerzo con menos hambre.

8. Disminuye los niveles de colesterol en la sangre.

Por Carmen Elena de Delgado